domingo, 27 de diciembre de 2015

A. J. Kazinski | El último hombre bueno | Reseña

portada-el-ultimo-hombre-bueno
Reseña y opinión sobre:

A. J. Kazinski: El último hombre bueno




Libro del género Novela Negra, Thriller y Sobrenatural. Auto conclusiva y sin que sea parte de ninguna serie. Sin embargo, hay un segundo libro con el mismo protagonista.



A. J. Kazinski es el pseudónimo usado por dos autores daneses. Anders Ronnow Klarlund y Jacob Weinreich,  para escribir juntos y ésta es la primera novela en la que lo han usado. El primero es escritor y también director de películas que no son muy conocidas fuera de su país. El segundo se ha dedicado a la escritura de libros juveniles y cuentos infantiles. Este es su primer acercamiento al género negro.



Lo levantaron y lo colocaron en la cama, un poco de lado. Cuando el monje más anciano lo volvió sobre su espalda, se dio cuenta de algo.
   —¿Qué es eso? —preguntó.
   Los otros se acercaron y miraron.
   —Mirad. Aquí, en la espalda.
   Todos se inclinaron sobre el cadáver.
   —¿Qué es? —preguntó el muchacho.
   Nadie respondió. Sólo permanecieron en silencio mirando fijamente la extraña marca que había aparecido en la espalda del monje Ling. Se extendía desde el hombro hasta la mitad de la espalda, como un tatuaje o una cicatriz. O como si la espalda hubiera sido quemada.”

En un templo en Pekín, el monje Ling  se despierta sintiendo que hay alguien más con él, pero no ve a nadie. Empieza a sentir una sensación extraña por el cuerpo que se transforma en dolor, pero no lo siente en ninguna parte definida. Momentos después el ruido del monje al desplomarse atrae a los otros habitantes del templo. Al darle la vuelta descubren una especie de quemadura o tatuaje que le ocupa media espalda.

Tommaso di Barbara, un policía de Venecia, ha estado usando los canales oficiales a espaldas de sus superiores para investigar la relación entre crímenes de todo el mundo que lo tienen obsesionado y también para recibir avisos de cualquier crimen o muerte en el que la víctima tenga una extraña marca en la espalda. Hace poco, la última foto que ha recibido de uno de esos cadáveres, desde la India, tiene el número 34 marcado a lo largo de media espalda.

Niels Bentzon, es un “negociador” de la policía danesa, su misión es impedir que los que toman rehenes los maten e intentar convencerlos de que se entreguen. Su trabajo le provoca continuas depresiones y ha destruido su matrimonio. Sus noches las pasa chateando con personas de todo el mundo y con su novia que ya lleva seis meses en Sudáfrica. Ahora tiene una nueva misión. La Interpol, gracias a los avisos de Tommaso, le pide investigar posibles asesinatos de “gente buena”, cuya única relación es la quemadura en la espalda. El informático de la policía le hace una relación de gente altruista en Dinamarca.

Tommaso respiró hondo. «Esta noche será el fin del mundo para todos ellos», pensó. Tenía dificultades para leer los mensajes en el teléfono. Giuseppe Locatelli le había enviado cuatro fotos desde la India. Tommaso sacó las gafas de leer y estudió la primera imagen: la marca de la espalda del hombre muerto. Lo mismo que las demás. Y entonces vio los primeros planos de la marca de atrás.
   «Treinta y cuatro —se dijo—. Nos quedan dos.»

Mientras Niels tira de todos los cabos que puede, incluyendo una astrofísica también con problemas emocionales que se toma un interés especial por el asunto, aprovecha una vacaciones que le han dado para ir a Sudáfrica a visitar a su novia, lo cual tiene mucho mérito para un hombre que tiene pánico feroz a volar. Sin embargo, no será ese el único avión que tome cuando se descubra que ha muerto la víctima número 35 y sólo queda un “hombre bueno” vivo.

El último hombre bueno” no es la típica novela policial sueca que tanto ha estado de moda estos últimos años, oscura, macabra bajo esos cielos grises y esos días sin sol, sin acción o con muy poca y describiendo sucesos en lugares nevados cerca de sitios congelados. Creo que ésta es la primera novela danesa que leo, pero está escrita con un estilo mucho más animado, con más acción, diálogos más ingeniosos y un argumento más imaginativo.

Además de la trama principal, la de los 36 hombres justos que guardan el mundo en cada generación y los cuales, si un día llegaran a morir sería el fin para todos, tiene algunas tramas secundarias más que se van resolviendo a lo largo del libro, si es que no se mezclan con la principal para formar una trama más compleja. Además, la acción no sólo se desarrolla en un país, hay algunos escenarios internacionales que van desfilando a lo largo de las páginas.

“—En cada generación, Dios ha puesto treinta y seis hombres buenos, justos, en la Tierra, para cuidar a la humanidad.
   —¿Para ir a las misiones?
   —No. Ellos no son conscientes de ser los Justos.
   —¿No lo saben?
   —Los Justos no saben que lo son. Sólo Dios conoce su identidad. Velan por nosotros. —Hizo una pausa—.  Niels miró el reloj y pensó en Kathrine, en sus comprimidos y en el vuelo del día siguiente.
   —No es tan difícil de concebir —continuó el sacerdote—. La mayoría de las personas reconoce el hecho de que hay maldad en el mundo. Hombres malvados. Hitler, Stalin y una larga lista. ¿Por qué no podría existir lo contrario? Treinta y seis personas que se muevan a la inversa en la escala de Dios. ¿Cuántas gotas de bondad necesitaríamos para mantener a raya el mal? ¿Tal vez treinta y seis?”

El autor da uno cuantos giros muy buenos a la acción que no siempre es física, la psicológica es muy fuerte y continua mientras te va manteniendo pegado al libro.

Los personajes, aunque parezcan unos estereotipos al principio (como el policía danés que está casi roto por dentro debido a lo que ve en su trabajo), van dejando de serlo conforme se va desarrollando su personalidad a lo largo de la lectura.

Una novela negra muy fluida e intrigante, cuesta dejar de leerla, por lo que cae rápidamente. Está bien documentada y sus varias subtramas te mantendrán en suspense hasta que sepas que le ocurre al último hombre justo, muy cerca del final de sus 528 páginas.

9 comentarios:

  1. Me gusta! Me la apunto ;)

    Gracias por el descubrimiento, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A disfrutarlo. Siempre queda mucho por descubrir.

      Besos a ti.

      Eliminar
  2. "El hombre es demasiado" dijo Borges. Estoy de acuerdo.
    Feliz Año Libro Lector!!

    ResponderEliminar
  3. Una extraña narración para una novela negra... pero realmente llama la atención : ).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que esa era la intención del autor. A mi entender mala no es.

      Un saludo y feliz año nuevo.

      Eliminar
  4. Me recuerda a un cuento de Borges..los Lamed wufnicks..o algo así , voy a buscarlo. Interesante!

    ResponderEliminar
  5. Me recuerda a un cuento de Borges..los Lamed wufnicks..o algo así , voy a buscarlo. Interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A disfrutarlo mucho si lo encuentras. Feliz año nuevo.

      Un saludo

      Eliminar

Botones nuevos.